Vidas de niebla

Hay vidas con niebla espesa, otras más ligera, las hay que se esparce a medida que uno se echa a andar y, para las otras es necesario llevar el frontal. Generalmente, la mayoría tenemos una “vida de niebla”, sabes adónde tienes que llegar, pero no tienes ni idea de cuál es el camino.

Sin embargo, la mayoría de las veces, te adelantan por la izquierda aquellos que parecen haber estado años entrenando, van rápido, equipados y se hace la luz en su presencia. Es entonces cuando piensas “menuda vida de niebla”… Lo tenías todo marcado, un mapa con el recorrido rojo bien señalado, tu mochila cargada para no pasar penurias, y aún así, sin saber cómo, te has vuelto a perder. 

Párate un  momento, justo ahí, en la línea de arriba: te has vuelto a perder. De eso trata esto, de los que no llevan brújula, de los que prefieren vivir el tiempo sin un reloj de arena incrustado en la espalda, y por supuesto, de los que prefieren volar y no escuchar las indicaciones de un martillo rítmico en su cabeza.

… Cuando veas alguna volar empieza a pensar cuánto peso habrá tenido que soltar… Algunas hormigas vuelan, y sin embargo, no se consideran más especiales que el resto. Welcome!

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s