Gente que no desaparece

Los vi disuadirlo del que iba a ser el último y fatal empujón. Los vi sangrar por un puñetazo lleno de cobardía y los vi acompañarla a la comisaría.

         ○

No lo esperaban. Ni tan siquiera ellos se esperaban. Fue casual, fue fugaz, pero viene. Viene arrasando con fuerza. No están juntos pero han decidido estarlo a “su manera” durante la próxima vida que empieza a descontar en los próximos 9 meses.

La encontró con la mirada perdida dando vueltas en un perímetro de dos metros cuadrados. Cincuenta y cinco personas pasaron de largo mientras fruncían su ceño al mirarla. La número cincuenta y seis la llevó a salvo.

Lo dejó, no sabía vivir siendo dos. Han pasado tres años, él le ha regalado una lista de reproducción: “Vitamina C”. La acompaña a dos de las tres sesiones de quimio semanales.

No es no saber decir adiós, es querer que el mundo siga girando. Una bocanada de suspiros tiene la capacidad de (con)mover el mundo, y eso es magia. La gente que no desaparece hace la magia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s