Solo teníamos que devorar

Solo teníamos que devorar

Mañana cumpliré un mes de este año nuevo que comencé devorando. Rodeada de papeles mojados que contenían listas y meciéndome en una hamaca de alguna isla perdida mientras cambiaba de piel, en portugués: mudar.

No sé en qué tipo de medida se mide la consciencia (¿en años?, ¿golpes?, ¿cambios?), pero recuerdo que este año llegó el 16 de julio y ni listas ni velas ni nada…

Abrir un nuevo ciclo y saber que no hay marcha atrás es acojonante, como morder con hambre, sin prisas, sin miedo y sin pena a que termine…

Mi “mudanza” en un mes me ha traído sabores nuevos, amigos de vuelta, palabras dulces, mucho mar, poco material y cero listas de “cosas por hacer antes de…”.

Los más sabios dicen que continúe mordiendo con hambre, sin prisas, sin miedo y sin pena.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s