En la punta de la lengua

En la punta de la lengua

Intento huir del hilo rojo y todas esas chorradas desde el momento en que vi que tenía que mover el culo para encontrarme, para ajustarme y para empezar a andar.

Seis meses de locura, otros seis de introspección, cinco de tenerte en la punta de la lengua y (en un mes) después de siete mil kilómetros de ida y otros siete mil de vuelta, parece que la leyenda del tal  hilo rojo tenía toda la razón del mundo.

Es acojonante ese momento en el que intuyes que estás apunto de desenmascarar tu propia historia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s